LO PRINCIPAL

jueves, 5 de julio de 2012

TECNOLOGÍA A BASA DE SANGRE

Que tienen en común los celulares, las PC, televisores, video juegos con ametralladoras, con la sangre, con Africa? El Coltán... 
Nadie lo sabe. Mejor dicho, poca gente oyó hablar del Coltán, una mezcla de Colombita y Tantalio. Y poca gente sabe que sin esa mezcla de minerales no podría hablar por su teléfono celular...  ni ver la televisión digital...  ni escuchar su Mp3 y Mp4...  tampoco jugar videojuegos. Hasta los cohetes espaciales necesitan el Coltán.

La gente tampoco sabe que el 80 por ciento del coltán se encuentra en la República Democrática del Congo, antes Zaire, en África. Su capital es Kinshasa. Es uno de los países más grandes del África y limita, entre otros, con Uganda, Ruanda y Tanzania.
 

El Congo, antigua colonia belga, es un país riquísimo en minerales. Está situado en el centro del continente africano, en la zona de los grandes lagos y de la segunda selva más extensa del mundo. Es allí, en el África Central, donde se inició la vida humana y donde hoy se asesinan millones de seres humanos, sobre todo niños y niñas, por la ambición de las empresas y los traficantes de cobre, cobalto, estaño, oro, diamantes y... ¡El Coltán!
El coltán fie considerado un mineral raro, y comenzó a ser codiciado mundialmente a comienzos de los años 90 con el boom tecnológico.  En 1996, Estados Unidos patrocinó una invasión al Congo con fuerzas militares de Ruanda y Uganda. Dos años más tarde, tomaron el control y ocuparon las áreas mineras estratégicas.  El ejército invasor de Ruanda se hizo cargo de la explotación de las minas de coltán. Sus millonarias ganancias las usaron para financiar una guerra por el dominio total del Congo.

Desde mediados de los 90 hasta la fecha han muerto cinco millones de personas. No vayan a las minas de coltán. Ahí sólo encontrarán la muerte. ¡El coltán es la muerte!

En las minas trabajan hombres jóvenes, mujeres, pero sobre todo, niños a los que pagan 30 centavos de dólar al día. Se prefieren niños por su tamaño, porque pueden meterse en los agujeros de las minas. Si mueren por los desprendimientos de tierra, asesinados o enfermos, ahí quedarán enterrados. Nadie los buscará. Por cada kilo de coltán mueren dos o tres niños. ¿A quién le importa?
 

El coltán tampoco deja ninguna ganancia al Congo. Casi todo el mineral es sacado del país sin pagar nada al gobierno congolés. Los milicianos y militares controlan este contrabando hacia Ruanda. Y de Ruanda, hacia las empresas extranjeras, las de siempre: norteamericanas, inglesas, chinas, belgas...

Si alguna vez sueñas que tu celular sangra, no es un sueño: es la realidad del coltán..

Que tienen en común los celulares, las PC, televisores, video juegos con ametralladoras, con la sangre, con Africa? El Coltán... El lamento africano.

BIBLIOGRAFÍA - Fuente Radialistas.
Las minas de coltán en Congo: relato de un saqueo

La explotación del coltán, saqueo ambiental y humano tras nuestros teléfonos móviles

Coltán, el oro azul. Sangre en tu móvil

VIDEOS HISTORIA, FILOSOFIA

Loading...