LO PRINCIPAL

martes, 4 de octubre de 2011

GIMNASIA CEREBRAL


¿No hace usted ejercicios para mantenerse en buena forma física?
¿No sale a correr por las mañanas o va a un gimnasio? ¡Claro que sí! Se ha puesto de moda hacer aeróbicos. ¡Todos los días un buen rato moviendo el esqueleto!

¿Y el cerebro? El cerebro hay que ejercitarlo también.  ¿Y cómo ejercito el cerebro, dándome cabezazos contra la pared?


Dos neurobiólogos, Lawrence Katz y Manning Rubin, de la universidad norteamericana de Duke, descubrieron a inicios de este siglo que, igual que el cuerpo necesita ejercicios para mantenerse en forma, el cerebro también. Se trata de unos "aeróbicos de las neuronas" que dan agilidad intelectual, estimula la memoria, la creatividad y hasta la coordinación del cuerpo.
La gimnasia del cerebro es una excelente ayuda contra la enfermedad de Alzheimer también conocida como demencia senil. El Alzheimer no se cura. Pero sí se puede prevenir.

Y cómo ejercito el cerebro? Muy fácil. Cambiando las rutinas.
La mayoría de las cosas que hacemos durante el día son rutinarias. Las hacemos siempre igual. Esto tiene ventajas porque reducen el esfuerzo de nuestra mente. Pero tienen una gran desventaja: que el cerebro se acostumbra y se vuelve haragán.

¿Y qué ejercicios me recomienda para romper esas rutinas? Hacer algunas cosas al revés. Por ejemplo, el simple hecho de cambiar de mano para cepillarte los dientes, obliga al cerebro a darse cuenta de lo que estás haciendo y eso lo estimula.
·         Ponte el reloj en el otro brazo... Y mira la hora ahí.
·         Camina por la casa de espaldas... En China, esto se practica en los parques.
·         Vístete con los ojos cerrados... ¡Ojo, no te pongas los zapatos al revés!
·         Estimula el paladar con sabores desconocidos.
·         Mira las fotos cabeza abajo... ¡las fotos, no tú!
·         Cambia el camino para ir y volver del trabajo.
·         Trata de memorizar la lista del mercado.
·         Compra un rompecabezas y hazlo... ¡Excelente gimnasia cerebral!
·         Los juegos de mesa, especialmente el ajedrez, el sudoku y otros que implican concentración, son estupendos para masajear nuestro cerebro.

¿Ves? Son cosas muy sencillas. Pero que desafían al cerebro a cambiar las rutinas de la vida cotidiana. No esperes a mañana para comenzar estos ejercicios. Hazlo desde ahora mismo.
¿Sabes qué puedes hacer? Envía este artículo a tus amigos y amigas... pero haz el envío cambiando de mano el ratón de la computadora.

VIDEOS HISTORIA, FILOSOFIA

Loading...