LO PRINCIPAL

viernes, 30 de septiembre de 2011

el corredor de la muerte

LES COMPARTO UNA COLIMNA QUE RELATA LA EXPERIENCIA VIVIDA EN LAS ULTIMAS HORAS DE TROY DAVIS

Por Amy Goodman
La muerte de Troy Anthony Davis estaba programada para el pasado 21 de septiembre a las 7 de la tarde. Ese día me encontraba informando desde las inmediaciones del “Corredor de la muerte”, en la prisión de Jackson, Georgia. Estábamos expectantes, aguardando novedades sobre si la Corte Suprema le perdonaría la vida.
Davis fue condenado a muerte por el asesinato del oficial de policía de Savannah Mark MacPhail, ocurrido en 1989. Siete de los nueve testigos civiles se retractaron de sus declaraciones o cambiaron luego su testimonio, y algunos incluso afirmaron que dieron testimonios falsos tras sufrir intimidación policial. Uno de los dos testigos que no se retractaron de su testimonio es el hombre al que muchos señalaron como el verdadero autor del homicidio. No hay pruebas materiales que vinculen a Davis con el hecho.
Davis era uno de los más de 3.200 prisioneros condenados a pena de muerte en Estados Unidos. Su fecha de ejecución había sido postergada tres veces y con cada nueva fecha, la sensibilidad mundial hacia el caso aumentaba. Amnistía Internacional asumió su causa, al igual que la Asociación Nacional para el Progreso de la Gente de Color (NAACP, por sus siglas en inglés). Hubo pedidos de clemencia del Papa, del ex Director del FBI William Sessions y del ex congresista republicano de Georgia Bob Barr. Tras otorgar la suspensión de la ejecución en 2007, la Junta de Perdón y Libertad Condicional del estado de Georgia expuso entre sus fundamentos que “no se permitirá que ninguna ejecución proceda en este estado a menos...que no haya dudas acerca de la culpabilidad del acusado”.
Pero es justamente esa duda la que generó tanta indignación a nivel mundial con respecto a su causa. Mientras esperábamos, la multitud congregada alrededor de la prisión fue creciendo. Llevaban pancartas con mensajes como “Demasiadas dudas” y “Yo soy Troy Davis”. Se realizaron vigilias en todo el mundo, en países como Islandia, Inglaterra, Francia y Alemania. Ese mismo día, las autoridades de la prisión nos entregaron un escueto material con información para la prensa, donde se indicaba que a las 3 de la tarde Davis sería sometido a un examen médico de rutina.
¿Un examen médico de rutina? En una iglesia local situada en la misma calle de la prisión, Edward DuBose, presidente de la sede de la NAACP en Georgia, dio un discurso junto a defensores de derechos humanos, miembros del clero y familiares que venían de ver a Davis. “Tuvimos que concluir nuestra visita a Troy porque iban a hacerle un examen médico para asegurarse de que está en buen estado físico, para poder amarrarlo e inyectarle la sustancia letal en el brazo. No se confundan: lo llaman ejecución; nosotros lo llamamos homicidio”.
Davis rechazó una comida especial. El material de prensa describía la comida que le ofrecerían a Davis: “Hamburguesas a la parilla, papas al horno, frijoles, col, galletitas y bebida de uva”. También detallaba el cóctel letal que vendría después: “Pentobarbital. Bromuro de pancuronio. Cloruro de potasio. Ativán (sedante).” El pentobarbital anestesia, el bromuro de pancuronio paraliza y el cloruro de potasio detiene el corazón. Davis no quiso el sedante ni su última cena.
A las 7 de la tarde, la Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos estaba estudiando el pedido de aplazamiento de Davis. El caso había sido enviado al juez de la Suprema Corte Clarence Thomas, que es originario de Pin Point, Georgia, una comunidad fundada por esclavos liberados cerca de Savannah, donde vivía Davis.
Los gritos de clemencia se hicieron más fuertes. Allen Ault, ex guardia del corredor de la muerte de Georgia —que supervisó cinco ejecuciones allí—, envió una carta al Gobernador de Georgia, Nathan Deal, co-firmada junto a otros cinco guardias y directores de prisiones estatales jubilados. La carta decía: “Si bien la mayoría de los prisioneros en cuyas ejecuciones participamos asumieron la responsabilidad de los delitos por los que se los castigó, algunos de nosotros también ejecutamos prisioneros que afirmaron su inocencia hasta el final. Esos son los casos que jamás se olvidan”.
La Corte Suprema negó la petición. La ejecución de Davis comenzó a las 22.53. Un portavoz de la prisión dio la noticia a los periodistas que esperaban afuera: “Hora de la muerte: 23.08”.
Los testigos de la ejecución salieron. Un periodista de Associated Press que estuvo allí relató las últimas palabras de Troy Davis: “Quería hablar con los familiares de MacPhail y dijo que a pesar de la situación en la que se encontraban, él no había sido el culpable. Dijo que no fue personalmente responsable de lo que sucedió aquella noche, que no tenía un arma. Les dijo a los familiares de MacPhail que lamentaba su pérdida, pero también dijo que él no fue quien le quitó la vida a su hijo, padre o hermano. Les pidió que investigaran el caso en mayor profundidad para descubrir la verdad. También pidió a su familia y amigos que no dejaran de rezar, que continuaran luchando y que no perdieran la fe. Y luego le dijo al personal de la prisión: 'A quienes van a quitarme la vida, que Dios se apiade de ustedes'”.
El estado de Georgia llevó el cuerpo de Davis a Atlanta para realizarle una autopsia, y le cobró los gastos de transporte a su familia. En el certificado de defunción de Davis figura como causa de la muerte simplemente “homicidio”.
Mientras me encontraba en las inmediaciones de la prisión, inmediatamente después de que Troy Davis fuera ejecutado, el Departamento de Cárceles amenazó con cortar nuestra transmisión. El espectáculo se había terminado. Alguien me recordó las palabras de Gandhi cuando le preguntaron qué pensaba acerca de la civilización occidental. Dijo: “Creo que sería una buena idea”.

Y cómo sigue Libia?

jueves, 29 de septiembre de 2011

REPRESIÓN EN BOLIVIA


Los pueblos indigenas han felicitado y puesto su esperanza en el gobierno boliviano conducido por el líder indígena Evo Morales. Hoy, no podemos callar nuestro desconcierto y repudio frente a la represión policial contra la marcha pacífica de los pobladores del Parque Nacional Isiboro Súcure, TIPNIS, en defensa de su territorio.

Mientras escribimos, nos enteramos de la renuncia la ministra de Defensa, Cecilia Chacón, en protesta por la bárbara actuación de la policía a pocos kilómetros de la población de Yucumo, departamento de Beni, donde decenas de indígenas fueron golpeados y subidos contra su voluntad a buses con rumbo desconocido. También ha renunciado el ministro de Gobierno, Sacha Llorenti, responsable de la represión.

Evo Morales ha ordenado detener la construcción de la carretera que atravesaría la reserva natural y ha deslindado responsabilidades con la actuación de la policía. Pero esto no ha calmado a los indígenas ni a varios sectores sociales, incluida la COB, que han salido a protestar en las calles.

¿Qué le pasa a Evo Morales? ¿Un indígena en contra de sus hermanos y hermanas indígenas? ¿El mayor defensor de la Madre Tierra pactando con las trasnacionales la construcción de una carretera que afectará gravemente a una reserva natural, a la selva amazónica y sus ríos? Para dimensionar estas contradicciones, les compartimos este editorial radiofónico del colega y compañero Andrés Gómez Vela, Secretario Ejecutivo de ERBOL, recibido ayer desde La Paz.


CARTA A LOS PUEBLOS INDÍGENAS


“Cada día desaparece en el mundo una extensión de bosques y selva equivalente a 36.000 canchas de fútbol. Cada año se pierden 13 millones de hectáreas de bosques y selva. A este ritmo, los bosques desaparecerán antes de fines de Siglo”.

¿Sabe quien dijo estás palabras tan reales? ¿No se imagina? ¿Ya sabe, pero no quiere decir su nombre?

“Los bosques y la selva son la mayor fuente de biodiversidad. Si continua la deforestación, miles de especies animales y vegetales se perderán para siempre. Más de tres cuartas partes del agua dulce accesible vienen de zonas de captación en bosques, de ahí que la calidad del agua empeora cuando la condición del bosque se deteriora”.


¿Ya adivinó o dedujo quién es?

“Los bosques y la selva son los pulmones de la atmósfera. El 18% de todas las emisiones de gases de efecto invernadero que se producen en el mundo son provocados por la deforestación. Es fundamental detener esta destrucción de nuestra Madre Tierra”.

Bueno, ahora sí ya sabe quien dijo estas hermosas y verídicas palabras, ¿verdad? Sí, acertó. Es Evo Morales, el presidente de la ex República de Bolivia.

No solo dijo eso, hay algo más, pidió “pleno cumplimiento de los derechos de los pueblos indígenas establecidos en la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, el Convenio 169 de la OIT y otros instrumentos internacionales; reconocimiento y respeto a sus territorios; revalorización y aplicación de los conocimientos indígenas para la preservación de los bosques; participación y gestión de los bosques y la selva por los pueblos indígenas”.

Estas palabras están en una carta enviada el pasado 29 de septiembre de 2010 a los pueblos indígenas del mundo, entre ellos los pueblos que viven en el Territorio Indígena del Parque Nacional Isibore Sécure (TIPNIS), a quiénes sus funcionarios llaman hoy traidores y títeres de la derecha por haber recibido esta carta y creído lo que les decía el (ex) defensor de la Madre Tierra.

Desde aquella fecha a este día pasó un año y se produjo un giro de 180 grados: la carta escrita con la (mano) derecha fue borrada con el codo (izquierdo) y puso en jaque al denominado Estado Plurinacional porque sobrepone a una sola nación (cocalera) sobre tres más pequeñas: Yuracaré, Tsiman, Mojeño.

Así de cruda parece la vida. Las víctimas de ayer (bases de Evo) de los conquistadores europeos son hoy los españoles de 1492 que quieren civilizar a los indígenas que se niegan a aceptar el desarrollo occidental del cemento. Para lo peor, cometen las mismas acciones que condenaron cuando Pizarro mandó a “enamorar” a sus mujeres para superar la resistencia en los inhóspitos terrenos de los sentimientos mutilados y violados por el poderoso invasor.

Quedó demostrado que el papel aguanta todo, pero no la naturaleza. También quedó demostrado que el papel no resistirá un desastre ecológico si el autor de aquella carta contribuye en la desaparición de una extensión de bosques y selva equivalente a 10 mil canchas de fútbol (¿o pensará regalar luego césped y árboles sintéticos a los invasores del Tipnis?).

Es probable que la historia no juzgue, pero la Pachamama sí y es implacable con sus hijos que dicen que la defienden cuando en realidad se convierten en co-responsables de la desaparición de 13 millones de hectáreas de bosques y selva cada día.

“A este ritmo, los bosques desaparecerán antes de fines de Siglo”, escribió Morales Presidente. Al ritmo de Morales cocalero, desaparecerán mucho antes de mediados de siglo, al menos en una parte del territorio boliviano.

Está bien que en un cuerpo haya muchos seres (como diría Herman Hesse), pero ¿puede haber tanta contradicción en un mismo ser y en tan poco tiempo? ¿O no habrá escrito él aquella misiva que exige el pleno cumplimiento del Convenio 169 que establece el derecho a la consulta a los pueblos indígenas y el derecho a decidir su propio desarrollo de acuerdo a sus usos y costumbres?

martes, 27 de septiembre de 2011

EL otro 11 de septiembre

"Ese 11 de septiembre, ese trágico martes por la mañana, me desperté con miedo por el ruido de los aviones que sobrevolaban mi casa. Cuando una hora más tarde vi que había humo en el centro de la ciudad, supe que mi vida y la de mi país habían cambiado para siempre".

Esas son las palabras del escritor chileno-estadounidense Ariel Dorfman, que escribe no sobre los atentados del 11 de septiembre al World Trade Center y al Pentágono —de los que esta semana se cumplen 10 años—, sino de otro 11 de septiembre.

Las victimas, los chilenos y la libertad.
Los terroristas, el gobierno de EEUU.

11 de septiembre de 1973, El día en que Pinoche propinó golpe de estado a Salvador Allende en Chile, ayudado por el gobierno de EEUU. Salvador Allende fue el primer lider marxista elegido libremente en las urnas por un pueblo latinoamericano. Allende dirigió un socialismo democrático respetando la ley, redistribuyó la tierra y, para disgusto del gobierno norteaméricano, nacionalizó los grandes negocios que estabán en manos de extranjeros.

La CIA consolidó una feroz oposición a Allende, en el marco de la guerra fría, fundando grupos en secreto y su mano se encuentra detrás del golpe de estado, un golpe terrorista. Tras el golpe de Estado, se instauró una dictadura encabezada por Augusto Pinochet, Comandante en Jefe del Ejército. En este período, se estableció la represión política contra la oposición y se produjeron diversas violaciones a los derechos humanos, que terminó con más de 1.000 detenidos desaparecidos, 3.000 asesinados, más de 35.000 torturados, y alrededor de 200.000 exiliados.

jueves, 22 de septiembre de 2011

El 99 por ciento que ocupó Wall Street Por Amy Goodman

Por Amy Goodman
Si 2.000 activistas del movimiento conservador Tea party se manifestaran en Wall Street, probablemente habría la misma cantidad de periodistas cubriendo el acontecimiento. 2.000 personas de hecho ocuparon Wall Street el sábado. No llevaban pancartas del Tea party ni la bandera de Gadsden con la serpiente en espiral y la amenaza 'No te metas conmigo'. Pero su mensaje era claro: “Somos el 99 por ciento de la población que ya no tolerará la codicia ni la corrupción del 1 por ciento restante”, dijeron. Allí estaban, la mayoría de ellos jóvenes, protestando contra la especulación prácticamente no regulada y descontrolada de Wall Street, que provocó la crisis financiera mundial.
Uno de los multi-millonarios más conocidos de Nueva York, el alcalde Michael Bloomberg, comentó acerca del momento en que vivimos: “Muchos jóvenes que salen de la universidad no encuentran trabajo. Eso es lo que sucedió en El Cairo, es lo que sucedió en Madrid. No queremos ese tipo de disturbios aquí”. ¿Disturbios? ¿De eso realmente se trataron la Primavera Árabe y las protestas en Europa?
Quizá para desilusión del Alcalde Bloomberg, lo que sucedió en Egipto y en Europa es justamente lo que inspiró a muchas personas a ocupar Wall Street. En un reciente comunicado, la coalición de organizaciones que se están manifestando en Wall Street dijo: “El sábado realizamos una asamblea general de dos mil personas. El lunes a las 8 de la noche aún estábamos ocupando la plaza, a pesar de la constante presencia policial. Estamos construyendo el mundo que queremos, en base a la necesidad humana y a la sustentabilidad, en lugar de a la codicia de las empresas”.
Hablando del Tea party, el gobernador de Texas, Rick Perry, viene provocando altercados en forma permanente durante los debates presidenciales republicanos con su declaración de que el venerado sistema de seguridad social de Estados Unidos es “una estafa de tipo Ponzi”. Charles Ponzi se dedicó a estafar a miles de personas en 1920 mediante la promesa fraudulenta de que recibirían grandes ganancias a partir de inversiones. Una típica estafa Ponzi consiste en tomar el dinero de una serie de inversores y pagarles con el dinero de nuevos inversores, en lugar de pagarles a partir de ganancias reales. El sistema de seguridad social de Estados Unidos es de hecho solvente: tiene un fondo fiduciario de más de 2,6 billones de dólares. La verdadera estafa que amenaza al pueblo estadounidense es la insaciable codicia de los bancos de Wall Street.
Entrevisté a uno de los organizadores de la protesta “Ocupemos Wall Street”. David Graeber es profesor en Goldsmiths, Universidad de Londres, y es autor de varios libros. Su obra más reciente es: “Deuda: Los primeros 5.000 años”. Graeber señala que, en medio de la crisis financiera de 2008, se renegociaron deudas enormes entre bancos. Sin embargo muy pocas hipotecas recibieron el mismo trato. Graeber dice: “Las deudas entre los muy ricos o entre gobiernos siempre pueden ser renegociadas y, de hecho, siempre ha sido así en la historia mundial. No están grabadas en piedra. En términos generales, cuando los pobres tienen deudas con los ricos, de pronto las deudas se convierten en una obligación sagrada, más importante que ninguna otra cosa y la idea de renegociarlas se vuelve impensable”.
El Presidente Barack Obama recientemente propuso un plan de creación de empleo y mayores esfuerzos para reducir el déficit. Una de las propuestas es el llamado “impuesto a los millonarios”, que cuenta con el apoyo del multi-millonario y partidario de Obama, Warren Buffet. Los republicanos denominaron al impuesto “guerra de clases”.
Graeber comenta: “Durante los últimos 30 años hemos visto a los más ricos de nuestra sociedad librar una guerra política contra todos los demás y esta es la jugada más reciente de esa guerra, una medida que es totalmente disfuncional desde el punto de vista político y económico. Y este es el motivo por el cual los jóvenes simplemente han abandonado cualquier idea de recurrir a los políticos. Todos sabemos lo que sucederá. Los impuestos propuestos son una especie de simulación de gesto populista, que todos saben que será desechado. En realidad, lo que probablemente suceda es que habrá más recortes a los servicios sociales”.
Afuera, en la fría mañana del martes, los manifestantes iniciaron su cuarto día de protestas con una marcha en medio de una fuerte presencia policial e hicieron sonar la campana de apertura de “la bolsa del pueblo” a las 9.30 de la mañana, exactamente a la misma hora que suena la campana de la Bolsa de Nueva York. Mientras los banqueros permanecen seguros dentro de sus bancos rescatados, afuera, la policía arresta a manifestantes. En un mundo justo, con una economía justa, cabría preguntarse, ¿quién debería estar pasando frío afuera? ¿Quién debería ser arrestado?

martes, 20 de septiembre de 2011

El caso TROY DAVIS

Qué conoce usted del caso Troy Davis? Mañana morirá Travis a no ser que reciba un indulto presidencial.

Los invito a que conozcan más sobre este caso. Un caso de racismo? un caso de inhumanidad? Un caso que demuestra cómo funciona la justicia humana. Es culpable? es inocente? Son muchas preguntas.
Un hombre afroamericano acusado por el asesinato de un policia blanco que ha pasado más de 20 años en prisión. Condenado a la pena de muerte, la cual se ha dilatado, hasta hoy.

No quisiera contarle más para no jhacer parcialización hacia un veredicto, solo le dejo un poco de lo que ha dicho la prensa e invito a tod@s a que investiguen sobre el caso.

ESTO ES UN POCO LO QUE HA DICHO LA PRENSA:
"Nosotros somos Troy Davis" y "Justicia libera a Troy David", decían las pancartas de un centenar de personas que desde las 07H30 locales (11H30 GMT) se juntaron en la sede del comité de indultos de Georgia (sureste de EEUU), en Atlanta, donde sus cinco miembros estaban reunidos para decidir si conmutaban o no la pena de muerte a Davis por la de cadena perpetua.
Troy Davis, que ha pasado casi la mitad de sus 42 años en el corredor de la muerte en Georgia, es presentado por numerosas personalidades como el prototipo del negro inocente injustamente condenado a muerte por matar a un policía blanco.
El arma del crimen nunca fue encontrada y no se registró ninguna huella ni rastro de ADN en la escena del crimen.
Pero el punto que levantó más dudas y protestas es que desde que fue sentenciado en 1991, siete de los nueve testigos no policiales se retractaron de sus declaraciones alegando coerción e intimidación por parte de la policía en la obtención de sus testimonios.

Por fin el medio ambiente gana una

Un tribual estadounidense falló a favor del esfuerzo ecuatoriano de responsabilizar a la empresa Chevron por la contaminación del Amazonas

Un tribunal de apelaciones de EE.UU. resolvió que el gigante petrolero Chevron no puede ser eximido del pago de una multa de $ 18 mil millones de dólares por la enorme contaminación de la selva amazónica. Los residentes del Amazonas ganaron un juicio por daños y perjuicios ante un tribunal ecuatoriano a principios de este año, y Chevron dice que va a apelar la decisión. Es el último episodio de la compleja y larga batalla legal que lleva 18 años y que se presentó no sólo ante jueces de Ecuador y Estados Unidos, sino también de La Haya. Amazon Watch, y su directora ejecutiva Atossa Soltani, ha trabajado estrechamente con los residentes del Amazonas que demandan a Chevron.

EFICACIA O BUROCRACIA

Una parábola sobre eficacia, eficiencia y productividad.
Cuentan las crónicas que en el año 1994 se celebró una competencia de remo entre Japón y algún país latinoamericano. Los remeros japoneses se destacaron desde el comienzo. Llegaron a la meta una hora antes que el equipo latinoamericano.
·         De regreso a su país, el Comité Ejecutivo latinoamericano se reunió para analizar las causas de tan desconcertante e imprevisto resultado. Las conclusiones fueron que en el equipo japonés había un jefe de equipo y 10 remeros, mientras que en el equipo latinoamericano había un remero y 10 jefes de equipo. La decisión pasó a la esfera de planificación estratégica para el año próximo, con una reestructuración que calaría en lo más profundo de la delegación.
En la nueva competencia de remos de 1995, el equipo japonés volvió a adelantarse desde el comienzo. Esta vez al equipo latinoamericano le fue peor, llegó a la meta dos horas más tarde.
·         El nuevo análisis del Comité Ejecutivo arrojó los siguientes resultados: En el equipo japonés había un jefe de equipo y 10 remeros. En el equipo latinoamericano, luego de los cambios introducidos por el Departamento de Planificación Estratégica, la composición era la siguiente: Un jefe de equipo. Dos asistentes al jefe de equipo. Siete jefes de sección. Un remero.
La conclusión del Comité fue unánime y lapidaria: El remero es un incompetente.
Al año siguiente, en 1996, se le presentó una nueva oportunidad al equipo latinoamericano. El Departamento de Nuevas Tecnologías y Negocios había puesto en marcha un plan destinado a mejorar la productividad, introduciendo novedosas modificaciones en la organización que generarían, sin lugar a dudas, incrementos substanciales de efectividad, eficiencia y eficacia.
El resultado fue catastrófico. El equipo latinoamericano llegó tres horas más tarde que el japonés.
·         Las conclusiones revelaron datos escalofriantes. Para desconcertar, el equipo japonés optó por la alineación tradicional: un jefe de equipo y 10 remeros. El equipo latinoamericano, utilizó una novedosa formación de vanguardia integrada por: Un jefe de equipo, Dos auditores de calidad total, Un asesor de empowerment, Un supervisor de downsizing, Un analista de procedimientos, Un tecnólogo, Un contralor, Un jefe de sección, Un apuntador de tiempos y Un remero.
Luego de varios días de agotadoras reuniones y profundo análisis, después de aplicar modernas técnicas como el FODA y la Reingeniería Institucional, el Comité decidió castigar al remero quitándole todos los bonos e incentivos por el fracaso alcanzado.
En la reunión de cierre, el Comité junto con los accionistas representativos concluyeron que debían buscar a un nuevo remero, pero a través de un contrato de outsourcing, con el objeto de no tener que lidiar con el sindicato y no estar atado a convenios laborales anquilosados, que sin duda, degradan la eficiencia y productividad de los recursos.
Moraleja: a la organización que le caiga el guante... que se lo chante. 

VIDEOS HISTORIA, FILOSOFIA

Loading...