LO PRINCIPAL

viernes, 27 de abril de 2012

QUE TE DETIENE PARA SER LIBRE.

Quiero compartir con ustedes tras cuentos cortos para reflexionar:

Un ex-convicto de un campo de concentración nazi fue a visitar a un amigo que había compartido con él tan penosa experiencia:
- ¿Has olvidado ya a los nazis?
- Sí, claro.
- Pues yo no. Aún sigo odiándolos con toda mi alma.
- Su amigo le dijo apaciblemente:
- Entonces, aún siguen teniéndote prisionero.
Nuestros enemigos no son los que nos odian, sino aquellos a quienes nosotros odiamos.


Un oso recorría constantemente, arriba y abajo, los seis metros de largo de la jaula. Cuando, al cabo de cinco años, quitaron la jaula, el oso siguió recorriendo arriba y abajo los mismos seis metros, como si aún estuviera en la jaula.
Y lo estaba... para él.  Los muros que nos aprisionan son mentales, no reales.


 
Decía un anciano que sólo se había quejado una vez en toda su vida: Cuando iba con los pies descalzos y no tenía dinero para comprar zapatos. Entonces, vio a un hombre que no tenía pies. Y nunca volvió a quejarse.


BIBLIOGRAFÍA: Anthony de Mello, La oración de la rana, volumen 2, Sal Terrae, Bilbao 1988.

VIDEOS HISTORIA, FILOSOFIA

Loading...