LO PRINCIPAL

jueves, 25 de agosto de 2011

Mal con Gadafi, peor con la OTAN


Gadafi impuso su liderazgo en Libia durante 42 años. Ni él ni nadie puede gobernar tanto tiempo sin que el poder se le suba a la cabeza, el poder absoluto que corrompe absolutamente.

Mal con Gadafi, peor con la OTAN. Porque resulta que la alianza militar de Estados Unidos y las potencias europeas han puesto títeres a su servicio en los países que han invadido. La lista sería interminable. Basta con mencionar a Al Maliki en Irak o a Karzai en Afganistán. ¿Cuál será el nombre del futuro títere de Libia, impuesto por la OTAN? ¿Mustafá Abdel-Jalil, jefe del Consejo Nacional de Transición? ¿O tal vez el hijo del último monarca de Libia, el rey Idris, para regocijo de la dinastía ultraconservadora de Arabia Saudita?

Gadafi ordenó asesinar en la prisión de Abu Salim a más de mil jóvenes que protestaban contra su régimen. Ordenó reprimir brutalmente a los rebeldes de Bengasi. Ordenó bombardear Misrata. Disparó contra su pueblo.

Mal con Gadafi, peor con la OTAN. Porque la OTAN violó la resolución 1973 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que solamente permitía una zona de exclusión aérea sobre Libia. ¿Quién le autorizó a la OTAN la intervención militar en un país soberano, quién autorizó los 20 mil ataques aéreos de los aviones franceses, ingleses y estadounidenses? ¿Cuántos civiles murieron a causa de estos bombardeos sobre suelo libio? Sólo en Trípoli, el 21 de agosto, se calculan mil 300 civiles muertos y 5 mil heridos.

Gadafi ha cometido crímenes de lesa humanidad y por ellos es requerido por el Tribunal Penal Internacional. ¿Y cómo se llaman los crímenes cometidos por los aviones de la OTAN, los “daños colaterales” provocados por sus “bombas inteligentes”? ¿Por qué el fiscal del Tribunal Penal Internacional no llama a juicio al comandante de la OTAN para rendir cuentas por estos crímenes igual de monstruosos que los cometidos por Gadafi? ¿Por qué no llama a Obama, a Sarkozy, a Cameron, a Berlusconi, responsables de los bombardeos y de la violación de la soberanía libia?

Mal con Gadafi, peor con la OTAN. Gadafi traicionó su propia revolución nacionalista. Se apropió de las riquezas de Libia y las puso a su nombre y el de su familia en bancos extranjeros. Por lo que se sabe, los bienes de Gadafi en Inglaterra ascienden a 16 mil millones. En Estados Unidos, a 32 mil millones. En Suiza, en Italia... Cálculos conservadores hablan de una fortuna fuera de Libia de 120 mil millones de dólares entre depósitos bancarios y acciones empresariales.

Mal con Gadafi, peor con la OTAN. Estados Unidos y los países europeos han congelado estas inmensas riquezas del pueblo libio usurpadas por Gadafi. ¿Las devolverán? ¿O serán botines de guerra? En estos tiempos de crisis financiera, ¿no harán los bancos de los países ricos el mismo pase de magia que hicieron después de la Segunda Guerra para quedarse con las inmensas fortunas depositadas en sus bóvedas?

Gadafi acumuló en el Banco Central de Libia 144 toneladas de oro puro, lingotes de oro que pudo invertir para mejorar el nivel de vida de su pueblo. Mal con Gadafi, peor con la OTAN. Porque, ¿a qué manos irán a parar esas 144 toneladas de oro? Los países de la OTAN ya se frotan las manos.

Gadafi acumuló una fortuna fabulosa con el millón y medio de barriles de petróleo que exportaba diariamente. ¿Quién controlará ahora la producción del petróleo libio? ¿Qué transnacionales entrarán como buitres para apoderarse de esta riqueza? ¿No se repetirá la vergonzosa historia del petróleo de Irak? Exxon, Total, British Petroleum y todos los gigantes petroleros occidentales serán recompensados con gratitud por el Consejo Nacional de Transición, cerrando el paso a las compañías chinas, rusas o indias. En todo caso, las tropas de la OTAN, que sin duda permanecerán en el terreno, ayudarán a mantener bien disciplinado al nuevo gobierno impuesto en Libia.

Mal con Gadafi, peor con la OTAN. Gadafi hace muchos años traicionó la lucha de los pueblos árabes, en especial de los palestinos. En 1996, expulsó a 30 mil palestinos de su país. Hace muchos años hizo las paces con Estados Unidos y los imperialismos europeos, sometiéndose a sus exigencias y convirtiéndose en su mejor aliado y uno de sus más importantes socios petroleros. Desde hace muchos años financió a los peores dictadores africanos.

Mal con Gadafi, peor con la OTAN. Porque Estados Unidos y los países europeos lo que buscan, más que el mismo petrolero libio que ya tienen en sus manos, es establecer el llamado AFRICOM, el Comando Militar de Estados Unidos para África, actualmente ubicado en Alemania. Una cabeza de playa para lanzar sus operaciones militares y controlar los recursos no sólo de Libia, sino de todo el continente africano. Se trata de convertir al Mediterráneo en un lago de la OTAN. Lo que le espera a Libia no es la democracia, sino un protectorado gringo-europeo.

Libia no quiso ser la hacienda de Gadafi. Pero mucho menos el patrio trasero de Europa o de Estados Unidos. Sumémonos a tantas voces ciudadanas que rechazan la intervención militar en Libia y la intolerable violación de su soberanía. Hacemos nuestras las palabras de Silvio Rodríguez: "A Libia le deseo algo mejor que Gadafi, pero a la bota extranjera y asesina que la humille le deseo un Vietnam".

BIBLIOGRAFÍA
Atilio Borón, ¿Libia: sangre, sudor y lágrimas? http://www.kaosenlared.net/noticia/libia-sangre-sudor-y-lagrimas
Pepe Escobar, Bienvenidos a la "democracia" en Libia  http://rebelion.org/noticia.php?id=134526

VIDEOS HISTORIA, FILOSOFIA

Loading...